Espectáculo politico

Entre Piscator e "todo é político"

Partimos do principio de que toda actividade social humana se "performa": todas elas poden verse como presentacións públicas. A presentación da persoa - nun contexto social - necesariamente produce significado político.

Por iso dicimos que a vida cotiá é política: é política vida familiar, a relación de parella, a interacción no traballo. Tirar o lixo é política, e facer a comida tamén.

Ao mesmo tempo existe o teatro político, o cine político. Con estas e outras denominacións similares designamos un tipo de espectáculo que é explicitamente político, empezando porque os propios productores do espectáculo o calificarían así. A nivel connotativo, o teatro político é o teatro de inspiración marxista de principios do século XX que se constitúe como instrumento de transformación da clase traballadora, que abrangue tamén as raíces no momento político inmediatamente anterior (desde 1870) e chega ata os nosos días.

O cine político ten un ámbito máis amplo, xa que é o que trata temas políticos: poder, violencia, libertade, a guerra, o colonialismo, o terrorismo, a corrupción política, etc.

Analizaremos brevemente os ámbitos existentes entre un extremo (todo é política) e o outro extremo (o espectáculo político por antonomasia).

Teatro político

Evidencia a mensaxe

Está históricamente vinculado ao marxismo.

Concepto de ideoloxía: a ideoloxía como ideas externas a introducir na vida cotiá. Eagleton: Ideoloxía como conxunto de crenzas orientadas á acción. (ver Conceptos de Ideoloxía. Exemplos máis abaixo).

RELACIÓN CO PODER: Evidenciar a mensaxe no teatro faise desde a resistencia, pero tamén desde o poder. Como exemplo temos os Autos Sacramentais, tanto os tradicionais como os Autos Sacramentais marxistas de Piscator ou Brecht.

LÉXICO E DISTANCIAMENTO

O teatro político caracterízase por unha lingua extracotiá, que distancia ao espectador. Esta lingua tanto pode ser parte da xiria marxista, como feminista, etc. Este é o pitch de Comando comadres, de Matrioshka Teatro:

A través do humor un grupo de Artivistas organizadas por Comandos ataca as múltiples manifestacións da violencia sexista, e cuestiona a persistencia dos seus valores no pensamento hexemónico actual.

Íñigo Dominguez sobre a neolingua de xénero: Me gustaría que lo explicara un trans sin tantos estudios con sus propias palabras, no creo que haga falta mucho mas para ponerse de su parte

Este é o lema da obra de Matrioshka: Tecendo verdades coma puños.


Teatro apolítico

Non evidencia a mensaxe: Transmite a mensaxe a través de producións apolíticas, de maneira que o espectador non se decata de que está a recibir esa propaganda (ver Hollywood apolítico máis abaixo).

Concepto de ideoloxía como o aire que respiramos. Eagleton: Ideoloxía como proceso de produción de significados, signos e valores na vida cotia / Ideoloxía como proceso polo que a vida social se convirte nunha realidade natural.


Paradoxalmente, o Teatro Político (cf. Brecht, Piscator) oponse por definición ao teatro aristotélico, que xurde na Grecia clásica e se consolida co Teatro de Shakespeare. Dicimos paradoxalmente, porque o teatro grego era un teatro fundamental e explícitamente político como podemos valorar neste artigo, no que se afirma que "en la tragedia y en la comedia griegas, el debate político constituye un componente fundamental (...) dicho componente casa con la comedia aristofanesca (...). Pero la tragedia (...) intenta desvelar (...) la vida en la ciudad democrática, repleta de enigmas y de conflictos.

Tanto Shakespeare como o teatro grego volven a ser representados cando hai conflitos como a guerra dos Balcáns, a de Siria, a de Ucraína, etc.

Conceptos de Ideoloxía. Exemplos:

A Ideoloxía de xénero vs. o machismo. O machismo é percibido como algo natural. O mesmo podemos dicir do capitalismo respecto das ideoloxías non-capitalistas. O capitalismo é percibido como algo natural, desideoloxizado e apolítico. Sen embargo é obvio que o capitalismo, que descansa sobre o principio de que o máis importante na vida das persoas é o diñeiro é unha teoría relativamente recente. Fronte a esta existen ideoloxías baseadas nos principios do poder militar, da transcendencia espiritual, etc.

O caso do idioma galego tamén pode servir para ilustrar esta diferenza: é frecuente que o castelán como algo natural, como o aire que respiramos, e, polo contrario, que se perciba o galego como algo a impoñer.

Falar galego é percibido como unha adscripción política.

Falar castelán é natural. Non é político.

A política lingüistica (explícita) de Xunta non acadou obxectivos, e, polo contrario si que os acadou a dobraxe ao galego (unha decisión apolítica).



As diferenzas na recepción de cada unha das duas estratexias son importantes: cando a mensaxe forma parte dunha obra de teatro normal e corriente, o destinatario é o publico en xeral, sen distincións. Paralelamente, a proposta formal é mainstream, convencional, dixerible, positiva. Non obstante, cando a mensaxe é evidenciada, o destinatario son os que xa estaban previamente convencidos (ou ben a poboación en xeral se é que están obrigados á asistir á función e asumir sen discusión a mensaxe: as demostracións ximnásticas ou militares de Franco, por exemplo). Ea proposta formal é forzada, negativa.

Desde o punto de vista do emisor, cando evidenciamos a mensaxe pode darse o caso de que a intención oculta do autor e do elenco sexa trasladar a idea do compromiso dese autor ou dese elenco. No caso dun vendedor ou dun namorado, estes nunca empregarían esta estratexia. Explícome: un vendedor nunca diría “compreme este coche, non porque sexa un bo coche ou porque vostede o necesite, senón porque quero os seus cartos, os da comisión por llo vender”.Un namorado nunca diría o seu obxectivo explícito á sua namorada (e viceversa). É obvio que sería un xeito rápido de facer fracasar a estratexia de seducción.


Cando o emisor di que está lanzando unha obra apolítica, ou que non se mete en política, se cadra realmente él ponsa que isto é así. Non o é, en absoluto. Un exemplo seria boa parte do cine durante o franquismo.


...

Cuando yo era chaval, el western, las vaqueradas, eran puro entretenimiento, frente al cine de arte y ensayo. Las veíamos todos, masivamente, en la televisión los sábados por la tarde y en el cine (me acuerdo de los cines llenos). No sabiamos nada de sus directores, ni siquiera nos planetabamos que hubiera directores, solo sabiamos de sus actores, fundamentalmente de John Wayne.

Ahora, en el año 2020, veo esas peliculas, y solo veo en ellas cine político. Y forma artística, sobre todo en la fotografía, en la narración épica y en el ritmo. Pero sobre todo, cine político: envenenan a toda una población de indios (y lo vemos como algo épico, ingenioso y bueno), torturan, masacran, las únicas mujeres que aparecen son las putas del Saloon. Y sin embargo veo estas peliculas hipnotizado, por lo buen cine que es.

Berlanga hacía sainetes, según el mismo decía. Era costumbrismo. Sin embargo ahora vemos El Verdugo, o Bienvenido Mr Marshall y lo que vemos es cine político.



Orwell: la opinión de que el arte no debiera ser político es en sí una opinión política


¿Puede el relato derrotar a Putin?

Jo Nesbø 12 mar 2022-ELPAIS


En 1937, cuando el general fascista Franco bombardeó la localidad de Guernica y provocó una matanza entre la población civil, había todo un pueblo que podía dar testimonio de lo ocurrido. En cuanto empezaron a aparecer imágenes de la destrucción y las víctimas, Franco y sus generales se dieron cuenta de las emociones que iban a suscitar en España y el extranjero y empezaron a repetir sin descanso que los republicanos habían destruido su propia villa. Durante mucho tiempo se impuso esta versión de los hechos, al menos entre quienes deseaban creerla. Pero los republicanos contaban con un narrador mejor. Pablo Picasso reaccionó con uno de sus cuadros más famosos, el Guernica, que representaba el infierno de la pequeña ciudad vasca. Aquella obra, pintada por una persona que vivía en París, una representación no objetiva, producto de la propia imaginación y experiencia del artista, fue decisiva a la hora de abrir los ojos de Europa. Se expuso en París ese mismo año y después recorrió el continente, en una gira que contribuyó enormemente a reclutar soldados voluntarios para el bando republicano.


Si el Guernica era a la vez propaganda y obra maestra, lo mismo puede decirse El acorazado Potemkin de Serguéi Eisenstein, encargado por las autoridades soviéticas para celebrar el vigésimo aniversario de la revolución de 1905. Aunque ambas obras pretenden representar hechos reales, también hacen uso de una considerable libertad artística: por ejemplo, la famosa escena de la masacre en las escaleras de Odesa nunca sucedió. Pero el narrador de ficción no tiene por qué preocuparse por esos detalles; su objetivo es expresar una verdad, no necesariamente unos hechos objetivos. Llegar al corazón y a la cabeza, no informar sobre el número de muertes ni sobre quién hizo qué a quién, dónde y cuándo. Esa libertad es la que otorga a la ficción su poder, sobre todo cuando el público no es consciente de que se le está transmitiendo propaganda.


Tanner Mirrlees, de la Universidad Técnica de Ontario, y autor de Hearts and Mines: The U.S. Empire’s Culture Industry (Corazones y minas: El sector cultural del imperio estadounidense), describe cómo, durante la Segunda Guerra Mundial, la Oficina de Información de Guerra de Estados Unidos creó una división exclusiva para la colaboración con Hollywood, la Oficina Cinematográfica (Bureau of Motion Pictures). Entre 1942 y 1945, la Oficina revisó 1.652 manuscritos y modificó o eliminó todo lo que presentaba una imagen desfavorable de Estados Unidos, incluida cualquier cosa que diera la impresión de que los estadounidenses se sentían “ajenos o contrarios a la guerra”. Según Mirrlees, fue Elmer Davis, jefe de la Oficina de Información de Guerra, quien dijo que “el método más fácil para introducir una idea propagandística en la mente de alguien es, casi siempre, transmitirla a través de una película normal y corriente porque, cuando la ve, no se da cuenta de que está recibiendo esa propaganda”. El cine era y sigue siendo el vehículo perfecto para moldear la opinión popular, dijo Mirrlees a la Radiotelevisión Pública de Canadá, porque ver una película es una experiencia estimulante que comparten todos los espectadores. Hollywood continuó vendiendo los ideales militares estadounidenses durante la Guerra Fría y sigue haciéndolo todavía hoy.



Guerra cultural e teatro

Guerra cultural e teatro

[para incluir na web, na sección de teoría dos espectáculos/ cultura, politica, poder]

Segundo Elvira Lindo o termo “Guerra cultural” debería traducirse como “Batalla por los valores”


“La política, en general, es una permanente ‘guerra cultural’, en el sentido de que la sociedad no tiene un orden dado. (Nuestros) objetivos son el resultado de una batalla política por darle sentido a las cosas que nos pasan. Si lo que nos pasa es resultado exclusivo de fenómenos naturales, si tiene causas humanas...”, explica Íñigo Errejón.

“La esclavitud en EEUU durante mucho tiempo no fue un tema político. Solo cuando se politizó se pudo cambiar. A menudo, cuando alguien dice que hay un tema que no se debe politizar lo que está diciendo es: sobre eso no discutamos, dejémoslo tal y como está”, explica Íñigo Errejón.

Esperanza Aguirre: “La cuestión de la Memoria Histórica, la santificación y divinización de la Segunda República es un disparate. La Segunda República la trajeron intelectuales prestigiosos como Marañón, como Ortega y Gasset y, sin embargo, fue un fracaso total. Esta historia que nos cuentan de que unos buenos, buenísimos trajeron la República y que unos malos malísimos se rebelaron contra ella, pues no es exacta. El feminismo también sirve para iniciar una guerra cultural. Yo me considero feminista. He luchado sin parar por la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y ante la ley. Pero en lo que no estoy de acuerdo es en dividir la sociedad de manera que las mujeres somos víctimas todas nosotras y los hombres son todos unos maltratadores. Pues no, esta disputa identitaria es que no me la creo. El cambio climático es otro ejemplo: claro que tenemos que proteger la naturaleza, pero lo que no podemos decir es que las soluciones buenas son las socialistas. Mira en lo que ha ocurrido en los países socialistas con el medioambiente. ¿Dónde ocurrió Chernobyl? En Francia llevan 40 años con la energía nuclear y no les ha pasado nunca nada (…) Los centros de producción de ideología están todos en manos de la izquierda: medios de comunicación, universidades… Entonces, la gente joven cree que el comunismo es donde florecen las libertades, es una cosa de coña”, justifica Aguirre, quien añade: “Desde Zapatero, con la Ley de Memoria Histórica, lo que se quiere es santificar a la República y condenar al régimen del 78, que es con el que quieren acabar y al que le acusan de todos los males. Y no se dan cuenta que estos 40 años han sido los de mayor libertad y mayor prosperidad para la inmensa mayoría de los ciudadanos y, especialmente, para los más desfavorecidos”

Vox é o partido que máis pelexa na area da guerra cultural. En contra do tópico da esquerda que di que á dereita non lle interesa a cultura, e moitísimo menos á ultradereita, o certo é que máis ben é ao contrario.

Qué é a guerra cultural?: Enfrentamientos sobre identidad y valores. Esos choques ideológicos se han extendido por el mundo. Vox, dedicado de la mañana a la noche a una estridente ofensiva cultural. Las identidades nacionales, el feminismo, la convivencia entre culturas o las reclamaciones de nuevos derechos sociales, aborto, homosexualidad, pornografía, multiculturalismo, leyes de tenencia de armas, inmigración, separación iglesia-estado, intimidad, uso recreativo de drogas, derechos de gays y lesbianas, censura, a caza, os touros os dereitos dos animais. Nada agita más la polarización que estos debates.

No es la tradicional disputa entre derecha e izquierda lo que de verdad divide al Parlamento español, sino la cuestión nacional. España contra los enemigos de la Nación. [E nesa defensa nacional de España entran o PSOE e Podemos, o PP e Vox. Inversamente, os federalistas ou autonomistas poden ser do PP galego e mesmo da ultradereita]

En 1979 el neoconservadurismo advirtió de la necesidad de librar una "guerra cultural" contra la "nueva clase" (intelectuales, académicos, comunicadores y burócratas radicalmente progresistas) para defender los valores tradicionales y conseguir la regeneración moral de EE. UU.



TEMAS DE GUERRA CULTURAL

• Cuestiones sobre la vida

◦ Pena de muerte

◦ Asistencia sanitaria universal

◦ Derechos reproductivos, incluido el Control de natalidad (y su cobertura por el seguro médico o por el sistema sanitario) y el Aborto

◦ Derecho a morir y Eutanasia

◦ Células madre

• Género y sexualidad

◦ Feminismo

◦ Homosexualidad, Derechos LGBT y Matrimonio homosexual

◦ Edad de consentimiento sexual

◦ Pornografía

◦ Legalización de la prostitución

◦ Revolución sexual

◦ Poliamor

◦ Circuncisión

• Educación y crianza

◦ Controversia entre creación y evolución

◦ Valores familiares

◦ Educación en el hogar

◦ Castigo, Castigo corporal y especialmente Azotes

◦ Educación sexual y promoción únicamente de la abstinencia

• Drogas

◦ Edad mínima legal para el consumo de alcohol

◦ Uso recreativo y Legalización de las drogas

◦ Reducción de daños

◦ Guerra contra las drogas

• Energía y medio ambiente

◦ Calentamiento mundial y Mitigación del cambio climático​

• Cultura y sociedad

◦ Derechos de los animales

◦ Controversias navideñas

◦ Contracultura

◦ Guerras de la historia

◦ Raza y Acción afirmativa

◦ Sesgo de los medios de comunicación

◦ Absolutismo moral y Relativismo moral

◦ Multiculturalismo y Asimilación cultural

◦ Sociedad permisiva

◦ Corrección política

◦ Separación Iglesia-Estado

◦ Secularismo, Secularización, Laicidad y Laicismo

• Ley y gobernanza

◦ Limitación de la criptografía

◦ Derecho a poseer armas

◦ Oposición a la inmigración

◦ Ley y orden (política)

◦ Estados rojos y estados azules

Parte de guerra (cultural)

De Caín a C. Tangana pasando por Woody Allen y Harold Bloom. Diez apuntes para una polémica interminable

Javier Rodríguez Marcos

19 ene 2022 EL PAIS

(Prólogo) Un padre explica a su hijo de 11 años la historia de Sansón derribando las columnas del templo para acabar con los filisteos. El niño no está bautizado pero ha visto el Telediario. Al terminar la explicación, resume: “O sea, un terrorista suicida”.


1. Guerra cultural es un pleonasmo. No hay cultura que no sea fruto de una guerra. Walter Benjamin lo dijo así: “No hay documento de cultura que no sea a la vez documento de barbarie”.


2. La guerra cultural es tan antigua como el Génesis: Caín (un agricultor) mata a Abel (un ganadero). La España vacía se remonta al Paraíso: condenado por Dios, Caín deja el campo para fundar la primera ciudad: Enoc.


3. Para entender la cultura de la cancelación no hay como pasear por uno de los emblemas de la civilización occidental: la ciudad de Roma. Estatuas decapitadas para usar el cuerpo con la cabeza de un nuevo César, palacios barrocos construidos con piedras del foro y templos paganos convertidos en iglesias cristianas.


4. Cuando la cancelación se corta en mitad del proceso, como leche convertida en yogur, la llamamos mestizaje.


5. Cuando la cancelación la ejercen los poderosos hacia los de abajo la llamamos censura. Cuando se ejerce entre poderosos, la llamamos Historia. La Historia es lenta. Si es lentísima se llama actualidad. Costó menos sacar a Franco de las pesetas y sellos de correos que del Valle de los Caídos. Nadie protestó por lo primero.


6. ¿En qué se diferencia esta batalla cultural de las anteriores? En la tecnología. Y en el lugar del miedo. Podemos lo expresó hace tiempo de forma fea pero muy certera: el miedo ha cambiado de bando. También el humor. Casi nadie le reiría hoy a Harold Bloom la gracia de llamar a los estudios culturales “estudios lésbico-esquimales”.


7. Hay, no obstante, espacios aferrados a la lentitud. Por ejemplo, el lenguaje, que hasta ahora limitaba su carácter inclusivo al capítulo de tabúes y eufemismos (ese que hizo que el castellano recurriera al euskera para evitar que la evolución etimológica nos llevara a llamar siniestra a la izquierda). Como recuerda el académico Juan Gil en 300 historias de palabras (Espasa), el éxito de un neologismo tiene que ver con el favor de la mayoría de los hablantes y no con una esencia intocable: digamos que a las concursantas de Deforme semanal les queda un trayecto que hace ya tiempo recorrieron las infantas, un vocablo, según Gil, de no mejor “factura” que miembra. Vamos que escribir obscuro suena un poco viejuno. Cisgénero entró en el diccionario académico en diciembre pasado.


8. La superioridad moral de la izquierda ―residuo cristiano― procede de su defensa de aquellos a los que, durante siglos, la derecha consideró inferiores. Defensa cultural, social y económica no siempre coinciden. La lucha de clases no lo explica todo. El mismo Gobierno que hoy legisla en pro de los derechos civiles de los homosexuales puede lanzar mañana una reforma que recorte brutalmente sus conquistas laborales. La superioridad cultural de la izquierda procede de la falsa identificación entre vanguardia artística y progreso político. El estalinismo de Neruda aportan muchos matices. Tanto como saber que Fritz Ertl, uno de los arquitectos de Auschwitz, fue alumno de la Bauhaus.


9. La cancelación de Woody Allen y de ciertos artistas es una cuestión mercantil, no moral. El cliente siempre tiene razón y muchos de sus clientes están enfadados. Ya se les pasará. C. Tangana puede volver a Bilbao. De hecho, vuelve la semana que viene.


10. Cuando la guerra cultural se sobrecarga de moral produce idéntico efecto a derecha e izquierda: si estos defienden el derecho al divorcio y aquellos elogian el amor eterno, ambos se toman lo del otro como si fuera obligatorio.


(Epílogo) Los que niegan la guerra cultural son los mismos que niegan la lucha de clases: los que van ganando.